martes, noviembre 24, 2020

El Lago y Las Estaciones

 

1. Invierno – Amanecer



La primera nieve
La precisa, justo
Para combar las hojas de junco”

BASHO





Al amanecer los copos de nieve se posan sobre la superficie del lago, acariciándolo, sumándose a su volumen en movimientos casi imperceptibles. La nieve se acumula sobre las ramas de los árboles, sobre los arbustos, sobre el pasto, venciéndolos de a poco, con insistencia y sin pausa, hasta caer en el lago, ejerciendo una suave presión que se disipa rápidamente. Algo del sueño permanece y la somnolencia favorece la concentración. Quizás, sean las alondras, las que mediten con efectividad a esta hora. Tus ojos caen como piedras en el lago, son las dos primeras ondas de la mañana.


2. Otoño – Luz de Día


“Alas de pájaros viajeros

Cantaron sobre las rojas hojas de arce”

SHIKO




La luz del día se entremezcla con el colchón de hojas rojizas. Los tonos tristes y este paisaje que podría pensarse que cae mortecino y decrépito, luce admirable y reflexivo. Las hojas viajan sobre la superficie del agua, sin agitarla demasiado; se depositan tapando en parte el reflejo luminoso. Es posible mirar al sol en el lago, es imposible mirar al sol directamente, incluso si una nube que anticipa tormenta lo tapa, el brillo se cuela en la vista para marchitarla. El rumor de las hojas arrastradas por el viento desvía la atención hacia los oídos. Alguien con forma de viento se acerca lateralmente. La brisa potente sobre la superficie del lago hace navegar a las hojas rojizas en una sola dirección. ¿Se ve mejor ahora el reflejo en el lago? Caliente y frío erizan y tiemblan, buscan la sombra y huyen de la luz para obtener intimidad.

 

“Tras un largo día

Con bostezos contagiosos

Nos separamos”

SOSEKI

 

3- Primavera – Atardecer



“Aun floreciendo los cerezos

El nuestro es un mundo sufriente”

ISSA




Las horas bajan y la luna empieza a correr su carrera hacia la noche. La luz que queda se desvanece por hoy. Los pequeños pétalos caen y colorean el suelo reverdecido. La última piedra duerme en el fondo del lago y las ondas que permanecen acarician pétalos rosados para después desvanecerse y morir en la orilla. Rosa, rojo, amarillo, violeta, azul…los colores del atardecer caen al lago y se mezclan con las flores y hojas que flotan. Forman una foto efímera, una imagen suelta irrepetible. La vista queda absorta en la belleza, disipa los pensamientos aleatorios, pero no el amor. El cuerpo se enfría y la inercia del recuerdo de tu rostro quiere subir la calidez en el corazón. No queda consuelo, ni tierra, ni horas. Por un instante crees que puede estar atardeciendo o amaneciendo, como si el tiempo no fuera nada. Como si todo fuera nada.  La mirada se pierde a los lejos, imaginando recuerdos.


4. Verano – Anochecer



“Mientras camino

Mi sombra a mi lado

Contempla la luna”

SODO



Los Búhos despiertan. Las semillas caen al pie de su creadora, caen al suelo, caen a la orilla, caen dentro del lago. Un viento fuerte y sofocante arrastra las semillas y frutos maduros, que buscan nacer al calor y la humedad que encuentren. Las piedras son frutos arrojados por manos ajenas. Recuerdas el frescor de lozas recién baldeadas y el aroma a pasto mojado. Algunas piedritas, aquí y allá, molestan la superficie del lago. Las ondas se mezclan, se chocan, se funden. La luna entre los pinos sigue su camino al centro del lago. Solo debes esperar para verla en plenitud y que te ilumine el rostro.



“Mucho tiene que aprender

Quien está ciego a la luz del relámpago”

BASHO

La mente duerme sueños de vigilia. El lago, extenso y abundante, está calmo en la noche de luna llena. El reflejo de la luna en el lago es la metáfora de la mente. Los pensamientos son las ondas en la superficie del agua que impiden ver claramente la imagen reflejada en él. El reflejo es lo único posible de ver con ojos humanos. La realidad está arriba, en el cielo.

De tus ojos, tu mirada; de tu boca, tu voz; de tus manos, los gestos; son lo único que deseo que me distraiga de este lago.




Las Imágenes y Haikus pertenecen al libro "La Luna en los pinos" Jonathan Clements.

Haikus Zen. Ilustraciones del Instituto de arte de Chicago.

1.Detalle"Nieve en bosque Ibuki" Hashiguchi Goyo. Período Taisho 1920

2.Detalle"Poemas y una rana en el árbol" Katsushika Hokusai. Pdo.Edo 1825

3.Detalle"Gotenyama no hana" Utagawa Hiroshige. Pdo.Edo 1852

4.Detalle"Buho en un pino" Utagawa Hiroshige. Pdo.Edo 1838

5.Detalle "Noche a la luz de la luna en Shinagawa" Konayashi Kiyochika. Pdo. Edo 1879


Los textos me pertenecen a mí...

Marcela V. Viora Coria


miércoles, noviembre 04, 2020

El actor del sueño (#TheBookOfTheRiverOfDreams)

 


Un actor está en su cama y sueña que acepta un papel en una serie o película donde interpreta a un actor que tiene sueños recurrentes con una mujer que no conoce o cree haber olvidado.

En el sueño, el actor está en el set de filmación, tendido en una cama, filmando una escena en la que debe actuar que está soñando, con algo de intranquilidad, ya que la mujer aparece en su sueño. Después debe despertar y darse cuenta que una mujer esta acostada a su lado mirándolo. El actor esta boca arriba y cierra los ojos mientras alrededor varias personas ultiman los detalles de la escena a pedido del director. Recuerda que aceptó el papel porque al leer el guion se identificó con el hecho de que el también tiene sueños con una mujer que no conoce y que lo besa apasionadamente y a veces mucho más que eso… una mujer que lo conoce bien, de quien no quiere separarse, una mujer con la se dicen pocas palabras pero se entienden bien con miradas. Sonríe de costado al recordarlo. Se queda casi dormido y por un momento cree estar en su cama, sintiendo otra vez esa presencia acercarse, el calor y el frío en su rostro, sus labios más cerca… gira y al abrir los ojos ve muy cerca el rostro de una mujer, tiende a acercarse buscándole la boca, alguien grita su nombre y abre bien los ojos, sorprendido. Entonces nota que está en el set de filmación y que la mujer a su lado es la actriz que representa a la mujer de los sueños del personaje. El director le dice que repita lo que hizo pero cuando él diga “acción” y no antes. Todos ríen, el actor también y siente alivio de que no estén enojados. Ya se siente despierto.

El soñador sonríe dormido. Cree que el sueño es una filmación que el mira.

El actor en el sueño saber que el personaje no recuerda a la mujer, pero que en realidad ya la conoce de otra vida. Sabe que no deberían reencontrarse esta vez, ya que no estarán juntos como pareja. Sabe que ella si puede recordarlo, pero para que él no la busque, tuvo que olvidarla. Sabe eso es así porque el personaje ya tiene destinada otra pareja en esta vida. Y ella está destinada a escribir la historia de los sueños que corren como ríos y que hablan de vidas pasadas y vidas posibles. Sabe cuál es el final escrito en el guión. Sabe que el guión tiene dos finales y que en uno de esos finales la serie o película termina antes de que ella averigüe cual es el final de lo que está escribiendo.

Mientras alrededor acomodan la cama, la iluminación, el maquillaje y el pelo de la actriz, él se pone boca arriba, desliza su brazo derecho detrás de la cabeza y cierra los ojos. Desea, en realidad, ahora si estar en su cama, a punto de dormir, en la oscuridad, para ver si puede recordar algún otro detalle de esa mujer que le es tan familiar, que lo entiende, que sabe cómo lidiar con él, que lo hace sonreír y le saca la ansiedad. No sabe ni su nombre, su rostro es claro en el sueño pero al despertar se difumina…

El director lo llama y el actor abre los ojos. Alguien que le está acomodando el cabello sobre la almohada le pregunta si se siente cansado y el responde que pasar tanto tiempo en una cama le da sueño y sonríe. La persona le devuelve la sonrisa y se retira. Piensa que se siente algo agotado emocionalmente y no está seguro de que haya sido buena idea aceptar interpretar a este personaje con quien tiene tanto en común y está tan relacionado con su más profunda intimidad. Quiere actuar y no sentirse vulnerable y expuesto emocionalmente, cómo lograr eso si nos pasa lo mismo a él y a mí. Actúo de mi mismo para que los demás crean que solo estoy actuando?

En la escena duerme y se retuerce en la cama, girando, destapándose y tapándose. Las tomas se repiten. Si se imitara a sí mismo la escena sería más intensa ¿demasiado intensa para el director? Mientras debe estar totalmente tapado y moviéndose, el actor recuerda cómo la besa y ella lo mira, siente esa electricidad que le recorre el cuerpo de arriba a abajo, trata de sacar esa imagen de su cabeza para volver a actuar. Se siente agotado.

Cree que debería despertarse y darse cuenta que en realidad está en su cama soñando en el set de filmación de una serie o película que se está imaginando, pero que todavía no está filmándose.

El actor despierta en su cama recordando el sueño. Se toca las manos, aún algo dormido y se pregunta ¿Dónde está el anillo? Y más despierto ahora se pregunta ¿Qué anillo? No está seguro de querer despertar del todo y trata de recordar más del sueño con los ojos cerrados. No está seguro de si se soñó a sí mismo, como a un hombre que sueña recurrentemente con una mujer o si él mismo sueña con una mujer y no recuerda del todo esos sueños que tuvo. Sabe que “la mujer de sus sueños” no está a su lado. No sabe si existe, no sabe si la conoce o no, no sabe si va a conocerla o no.

El actor que tuvo el sueño piensa que quizás ella si existe y puede recordarlo, que lo está llamando en sueños y tampoco tiene claro quién es él y dónde está. Piensa que quizás ella sueña lo que él sueña, lo que a él le pasa y que lo está escribiendo en algún lugar del mundo o a metros de él, piensa que quizás algún día va a poder leerlo y confirmará que todo era cierto.

O tal vez (él piensa), los dos somos el sueño de alguien más o estamos en los sueños e ideas de alguien más, que está escribiendo un guión que un día será filmado y que nosotros dos veremos con emoción, totalmente identificados (quizás lo miremos cada uno desde su lugar en el mundo) y por un instante volveremos a creer que era posible soñar con alguien que en realidad sí existe y que no solo está en tus sueños, podemos volver a creer que sí puede ser parte de tu vida diaria y hasta un día, pienso, podría despertarme fresco, renovado y sonriente porque sé que al abrir los ojos esa persona está a mi lado en la cama. Entonces ahora sí, ahora podemos juntos soñar despiertos.


Entonces tú dejaras de soñar y yo dejaré de correr.


Marcela V. Viora

04/11/2020

martes, octubre 20, 2020

Inesperado disparo (Burn it)


Repaso de las imágenes en cámara lenta

Día 1. Toma 1

Miro a mi derecha y veo avanzar un arma oscura a la altura de mi hombro,  se adelanta sobre mí. El arma es sostenida en tu mano derecha, veo tú brazo estirarse apoyándose en mí, tieso y firme, apuntando hacia adelante. Ahora sé que me tienes contra tu pecho, un poco hacia la izquierda. Tu brazo izquierdo me sostiene a la altura del hombro y apoyas la palma abierta de tu mano sobre la mitad de mi pecho.

Miro hacia adelante, un terreno barroso, lodoso, húmedo, encharcado se extiende, una especie de claro entre árboles y arbustos. Más allá un grupo de hombres, vestidos uniformemente de un verde desgastado, se agrupan, mientras charlan, se empujan chistosamente, hablan y fuman. Detrás de ellos hay construcciones precarias y más allá arbustos que se convierten en un bosque cerrado que se eleva, de un verde opaco, por el cielo nublado.

Sigues apuntando hacia adelante con el brazo extendido. Siento que el peso sobre mi hombro se aliviana un poco. Un estruendo de trueno me hace girar la cabeza a la izquierda. Hundes tus dedos en mi hombro derecho y me giras 180º. Quedamos frente a frente. Veo parte de tu clavícula, tu cuello, tu boca, tus ojos, me miran por un instante. Sigues con el brazo extendido, recto, firme.

No tengo temor a ti, no siento rencor, no siento odio. Si siento algo de miedo, siento que tiemblo. Aún así prefiero tus brazos.

Bajas la mirada y encuentras mis ojos. Me besas húmedo, de boca abierta, cálido, fuerte, como siempre… acercas tu boca a mi oído izquierdo y me dices por qué vas a hacer lo que vas a hacer. Fuerte y claro. Creo escuchar que lo sientes, no sé si realmente lo escuché, creo que es así o simplemente lo sentí.

Apoyas el arma en mi sien, vuelves a mirar por sobre mí, detrás de mí. Sé, claramente que algo pasa a mis espaldas. Cierro los ojos. Escucho un disparo y algo me empuja hacia un costado. Mi cuerpo se siente caer sin remedio. Tu brazo aún me sostiene, con la fuerza que tu cuerpo puede sostener. No puedo resistir la gravedad. Es inevitable que me sueltes. Escucho el segundo disparo. Sé que te pegaste un tiro, no sé donde, no sé si vas a sobrevivir. Yo si estoy muriendo…Mi cuerpo se suelta y cae.

Todo se pone negro.


Día 2. Toma 2

Estoy detrás de tus ojos. Veo desde tu punto de vista.

Mi cabeza llega poco más arriba de tu barbilla. Me tienes abrazada con el brazo izquierdo. Apoyas tu cara en mí. Miras adelante. Caminamos, me haces avanzar. Tu brazo derecho cae al costado de tu cuerpo, en la mano sostienes un arma de fuego oscura. Quieres que esté tranquila. Cuando crees que la distancia es la correcta me detienes con tu cuerpo. Te detienes y me detienes. Crees tener el tiempo suficiente. Levantas el brazo y lo apoyas en mi hombro derecho, para no temblar. Firme. Apuntas hacia adelante. Tu mano siente el temblor de mi cuerpo, no sabes si es por frío o miedo. Prefieres que te odie varias vidas a saber lo que podría pasarme si esos hombres me ponen una mano encima. A lo lejos los ves agrupados, en otra cosa. Uniformes verdosos, desgastados, el suelo lodoso y resbaladizo. El clima plomizo y apagado.

Levantas el brazo, inclinas el ángulo hacia afuera y disparas al aire. Ves como poco a poco las vistas se vuelven, las alertas se corren y empiezan a moverse.

Mueves la mano que me abraza hasta mi hombro derecho, clavas tus dedos en mi hombro. Ya no va a dolerte. Tiras con fuerza para ponerme contra tu pecho, de frente. La última vez. Un abrazo y un beso.

Miras detrás de mí, me miras a mí, miras detrás de mí, clavas tus ojos en los míos por un instante y entrecierras los ojos para besarme. Besas para que recuerde, para recordar, abres los ojos y miras detrás mío. Mides y me besas. Acercas tus labios a mi oído izquierdo, sin dejar de mirar adelante y me dices: Si no hago esto… el resto de las palabras son tan crudas como claras. Te yergues, apoyas el arma en mi sien y aprietas el gatillo con un movimiento seco. Ves a los hombres correr hacia donde estamos. Apoyas el arma en tu cabeza. Sientes el peso de mi cuerpo venciendo tu brazo. Te disparas. Dejas que caiga a la izquierda y te dejas caer conmigo. Todo se vuelve negro.


Te repito: no hay nada que perdonar, no hay nada que pagar. No tuve ni tengo rencor. No tengo remordimientos. No sentí ni siento odio. Tuve un miedo de frío por dudar si las cosas saldrían como tenían que salir. Tenía fe. Tengo fe. Te ame tanto entonces como puedo amarte ahora. No es necesario pagar fuego con fuego. Nunca hubo una deuda conmigo.

miércoles, octubre 14, 2020

49 Pasos. (The Book Of The River Of Dreams)

 

River of Dreams

Hicimos un pacto. Recorrer el río de los sueños hasta el mar.

Nuestra energía junta es la que nos hace sentir de esta manera, es como estar drogado: Dopamina, serotonina, oxitocina, adrenalina…

Es la pista que debemos seguir para caminar el uno hacia el otro. Lsa olores, los aromas, los perfumes. No dejes que tu olfato se pierda.

No te duermas aún, voy a tener que besarte hasta que despiertes. Tenemos que hacer el lazo que nos une. Vuelve a la consciencia con los ojos cerrados. Recuerda cómo se siente. Sonríe así. No desesperes, no te angusties. Déjalo bajar y subir. Quémalo.

Mientras sueñas los caminos posibles, se queman las expectativas de todas las vidas. Al despertar será un recuerdo. Fue posible. Cabeza contra cabeza recordaremos nuestros sueños juntos como si fueran memorias de cientos de vidas vividas. Tomemos té.

Tú, la cama, el día, el piso húmedo que se extiende, el patio, el sonido lejano de risas, tu satisfacción, estirándote y girando sabiendo que no tienes que levantarte aún y que con eso te alcanza.

Una mecedora y una canción que habla de flores, una melodía que recuerdas pero no conoces está siendo susurrada a lo que yace dormido sobre mi pecho. Escuchas, despiertas, te duermes, sonríes. Esto también va a quemarse.

Alguien te dice que ahora tienes que elegir entre dos opciones: O te quedas con tus deseos para esta vida o caminas hacia mí. En tu mente es un camino o un abismo. La idea tiene que asentarse. Nadie va a decirte que es mejor. No puedes sentarte con lápiz y papel, ni meditar emociones para decidir.

Pusieron un metrónomo frente a ti. Hay ventanas de tiempo para ciertas cosas. Es inevitable. En la esquina, en la niebla amarillenta aparece la pregunta ¿Es a la derecha o es a la izquierda? Ya pasé por esto o tú pasaste por esto.

Crees tener fiebre, los otros se preguntan qué te sucede. Tú sabes que se está quemando. Te repito lentamente: Agua, tierra, aire, fuego. Quémalo!

Estamos mejor preparados que antes para esto; es la respuesta a tu pregunta; la mente ya no nos duele tanto como antes. Al final verás que las brazas no producen melancolía, pero si tibieza duradera.

Sabes que tienes que sacar tu rostro al sol. Si te digo que cada texto que escribo es para ti, tú sabes bien que es porque quiero que digas que cada foto de ti, es para mí.

Frente contra frente. No te olvides de respirar. No hagas sangrar tu labio. No mires el fuego. Mírame a los ojos. Sonríe como tú sabes hacerlo.

Camina 49 pasos que yo haré lo mismo.




martes, septiembre 29, 2020

La Soñadora y El corredor - El Libro del Río de los Sueños (Fragmento)


Capítulo 5 

Imaginación - El Libro del Río de los Sueños

"Ahora sus labios en los míos se sienten a despedidas que no terminan de pasar. Quizás tome revancha sobre mi y no le culpo. “Do me…” repite. Lucha en su mente, en la mía, en la cama, en el sueño lucido, lucha y se retuerce y lucha contra retorcerse, gira y se revuelve. Duerme y despierta en mi sueño mientras duerme en el suyo. Soy yo quien gira intentado darle la espalda, me voltea, respira agitado, sus labios quieren besar esos labios y mi boca encuentra siempre besos repletos de nada. Sábanas, almohadas, colchas, día, noche, luz de noche, oscuridad en el día. Acá y allá. Duermes mientras sueño lucidamente. ¿Quién dice eso? Despiertas, te bañas y el agua que golpea tu frente se entrelaza en tu cabello y se desliza por la espalda y baja, como el pacer baja, como una caricia de agua que despierta al día y quiere retomar el sueño de anoche.¿Are you awake?"

_____________________________________________________________________

Capìtulo 8

"Estoy de acuerdo en que decidí abandonarte, una tarde busco fotos tuyas, a modo de inspiración, encuentro una donde tienes la cabeza tirada hacia atrás recostado en un sillón, y sonrío como si te extrañara o te hubiera conocido y pienso… no, él no está ahí. Tonteando con mi dedo en la pantalla encuentro un video, parece una entrevista y miro una parte… no necesito ver mas y pienso: No, él no está ahí, ese no es realmente él, como si las realidades por las que los demás te conocen para mi fueran ficción, un personaje, una postura ante cámaras… te deconstruyo para construirte de otra forma. Estás cambiando. Si cierro los ojos ya no te siento a mi lado, sino en situaciones que no conozco con personas que no conozco, o en soledad mirándote en el espejo del baño, secándote el cabello, lavando vajilla en la cocina…

Septiembre está por terminar y la cuarentena no."

MARcela V.V.

domingo, septiembre 27, 2020

La Soñadora y El corredor (The Book of the River of Dreams)

Juntando partes de lo que la marea me dejó en la playa.


Encontré este tema noche. 

Increible que no lo haya escuchado antes de empezar a escribir.


Después de empezar a escribir terminé en una lista de temas para cada capítulo.

 Antes de terminar de escribir terminé la arquitectura de un posible libro.

Quizás no debería adelantarme. Pero siento la necesidad. 
En parte como recordatorio y plazo límite.
En parte como constancia de que esto es mío y que yo lo cree.

Ahora viene la peor parte.




viernes, septiembre 25, 2020

Onironautas


 Tener un sueño lúcido, comenzó como un experimento hace más de dos décadas, incluso hubo ficciones que relataban las experiencias de los soñadores lucidos. Muchos quisimos experimentar si era posible o era una alucinación como las provocadas por las drogas o un estado alterado de la conciencia o simple imaginación. Algunos aseguran que son exploraciones del subconsciente, viajes astrales, visiones de otra vida…

La psiquiatría tiene un largo historial de casos de alucinación por enfermedades psicológicas no relacionadas directamente con lesiones en el cerebro, esas alucinaciones están relacionadas con una alteración de la percepción de la realidad, de todos modos la lógica onírica es una especie de alteración de la percepción que solemos tener de nuestra propia realidad.

En el borde entre lo físico y lo intangible de la consciencia parece haber una cisura donde los sueños lucidos son posibles de experimentar.

Las personas que quieren tener sueños lucidos se llaman onironautas, navegantes de los sueños. En ese estado eres consciente de lo que estás soñando y hasta puedes tener control y al tener control, el deseo de despertar por temor, se desvanece.

Entender la lógica del sueño ayuda a dejar de temer, en el sueño es posible el dolor, la angustia, la alegría, lo inconcebible, lo imposible, lo ilógico.

Estando en el sueño el horror no es tal, o que alguien que conocemos tenga otro rostro no parece raro, es al pasar a la conciencia que el cerebro registra lo ilógico y crea el temor como mecanismo de protección y para separar la realidad de la fantasía.

Volar es posible, corretear y levantar vuelo sintiendo la ingravidez, a través de lo que soñamos somos capaces de inventar en la realidad cosas que aun no existen. Podemos viajar de un lugar a otro en un instante, hablar con gente que no conocemos en persona, mezclar recuerdos del pasado con futuros posibles.

El onironauta no se sorprende de la lógica onírica, no teme. Observa y se pregunta. ¿Estoy soñando?

En una película llamada “sueño lucido” un personaje le pregunta a otro ¿Cómo sabes que estás en un sueño lúcido? A lo que el otro responde: -Compruebas la realidad que conoces con cosas simples, como prender la luz o mirar la hora en un reloj.

Si alguna vez dudaste de si eres capaz de tener sueños lúcidos puedes hacer el intento de prestar atención antes de dormir a un objeto cotidiano y tenerlo como forma de comprobar si estás soñando o no, es el mismo concepto del “tótem” en la película “Inception” y dejas que las preguntas aparezcan en tu mente. ¿Es este objeto del color de siempre? ¿Está en otro lado? ¿Este es mi cuarto pero la ventana es otra? ¿Qué hora es? ¿Puedes ver la hora en un reloj? ¿Dice 22 hs pero sabes que es de día?

Si no te asustas ante las respuestas y despiertas, es posible que puedas seguir navegando en tu sueño, aunque lo que te pase no te guste sabes que es un sueño. Si te despiertas ya sabes que hacer a la siguiente noche en tu cama, cuando estés a punto de dormirte.

Nos vemos en tus sueños.

Buenas noches.



domingo, septiembre 13, 2020

El río de los sueños

 
















Alguien se mueve con una lógica implacable dentro de mis sueños.
Vuelve cada tanto a recordarme que nunca me olvidé.

La primera vez yo tendría 17 años o más y estaba sentada en una colina alta o en la ladera de una montaña, frente a mí un paisaje de bosques de extendía hasta el horizonte. A mi lado sentado, estaba él, de cabello largo, lacio y algo rubio, una pierna recogida y su brazo descansando sobre la rodilla, la mano relajada de dedos largos. Veía su cara de perfil a través de su cabello suelto, sonreía mirando el paisaje abrumador bajo un sol cálido. Sé que giró, sé que me habló, se que eran palabras cariñosas, de amor sincero, se que estaba tan feliz como yo por habernos encontrado… pero no recuerdo del todo y con exactitud. Al despertar me quedó la sensación de saber más de lo que recordaba.

A medida que pasaron los años el recuerdo se hizo cada vez más borroso y cuando veía a alguien parecido no tenía más opción que quedarme mirándolo. Nunca creí encontrarlo en nadie, nunca decidí buscarlo como su fuese real, nunca conté los detalles de ese sueño a nadie. Esas ciertas características y sensaciones en ciertos hombres siempre me atrajo, el pelo, la sonrisa dulce que mueve montañas, la mirada algo pícara y cómplice, las manos de dedos largos, una actitud relajada, un aire de seguridad.

No creo haber salido con alguien así y tuve muchas citas con mucha gente en estas décadas, no era a él a quien buscaba para ser mi pareja, sí recuerdo la sensación que tenía mi mente y mi cuerpo en su presencia. Sé que no debe ser real la persona de mis sueños, por que el río de imágenes que se construyeron a lo largo de los años, posiblemente no encaje con una sola persona, nunca lo busque en otros, ni siquiera por sus características físicas, creo que en toda mi carrera armamentística de amante solo salí con un hombre de cabello rubio y lacio y la relación tuvo de todo menos paz mental. Quizás si puede ser que ciertas características me hayan atraído, al fin y al cabo construimos una imagen de una persona ideal y en eso nos basamos para decidir quién nos gusta y quién no.

Solo muchos años después me desperté al hecho de que era falta de ansiedad, tranquilidad y paz mental, amor puro y pleno, y sentir como es sonreír por dentro. Entonces supe que nunca había sentido eso por un hombre o un amigo y después, en los momentos de soledad, cuando ya me había cansado de alguna relación, los sueños volvían y él volvía a hablarme; cuando ya creía que había desaparecido de mi imaginación aparecía su imagen, deslizándose con segura tranquilidad dentro de mi sueño, a veces calmo y comprensivo; a veces sexual, ansioso… Cuando despierto, hay días, que lo siento detrás de mis ojos, como si estuviera mirando a través de ellos, mi cerebro está complacido con la dopamina que genera y sonrío de costado y me siento más bella.

Anoche volvió y aun no puedo sacarlo de mí. Sonrío, escribo, toco, cocino, sonrío, miro fotos, busco imágenes, escucho, miro, sonrío de costado, me toco el pelo de la frente hasta la nuca, juego con el anillo en el dedo índice de la mano izquierda, lo rozo con el pulgar, lo giro, escribo, paso mis dedos por el cabello, pienso en el gesto, sonrío, me muerdo el labio hasta que noto que duele, los siento secos, tomo té frío, sonrío de costado y niego con la cabeza. Siento tranquilidad, quizás ya no necesite encontrar nada. En definitiva, si fuese alguien de existencia real él tendría que haber estado intentando encontrar algo.

Quizás existan lazos mentales entre personas que quizás se amaron en otra vida, quizás existan lazos metales entre personas que se quisieron honestamente y no estaban destinadas a encontrarse, quizás esos lazos existen como una forma de compensar, como un bálsamo para no vivir una vida de angustia por estar separados y no entender por qué.

Quizás existan lazos mentales, que se mueven como ríos en los sueños, cambiando y creciendo constantemente a través de los años, que evolucionan como cualquier relación y que están ahí para ayudarnos a crecer emocionalmente.


lunes, agosto 24, 2020

La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido. - Jorge Luis Borges

El amenazado

Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir. 

Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. 

La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única. 

¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras, 

la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, 

la serena amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes, 

los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño? 

Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo. 

Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se 

levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz. 

Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. 

Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles. 

Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. 

Ya los ejércitos me cercan, las hordas. 

(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.) 

El nombre de una mujer me delata. 

Me duele una mujer en todo el cuerpo.

 

feliz día del lector !


viernes, agosto 07, 2020

Me tiene triste

La primavera no termina de llegar y la cuarentena no termina de acabarse. Buenos Aires, humedad, algo de calor, lluvia y después frio. Días oscuros de agosto. Las únicas flores son las de los cerezos de un Jardín Japonés que no puedo visitar.

Mi mente baja y mi presión cree subir. Fumo de más, tomo de más y ya no encuentro nada interesante para ver.

Sigo soñando con la lejana imagen irreal, a veces me siento menos sola por las noches y escucho un susurro grave que se mezcla con los zumbidos de mi tinnitus causada por mis cervicales envejecidas prematuramente.

Aquí no quedó ni Dios. No tengo a quien rezarle. Debería al menos tener una mascota a quien sonreírle ternuritas. A pesar de las décadas de soledad esta cuarentena hace estragos y maravillas con mi ánimo.

Aún hay más silencio por la noche. Prefiero una noche oscura a un día gris, el orden al desorden… pero cierto caos de objetos abandonados al azar se parecen más a vida vivida. Acomodo para no sentir que el caos me distrae de escribir.

La habitación debería oler al perfume que usas después de bañarte y que al otro día queda mezclado con tu olor en la remera blanca que usas para dormir y que, a la mañana siguiente,  abandonas en el baño una vez que te vestiste para salir.

Siento una melancólica tristeza ajena detrás de mis ojos ¿Es tuya? Me gustaría devolvértela en persona. No va a pasar. Mi doble sístole y diástole aumentan en descanso, arreboladas por las piedras tiradas al lago de mi mente ¿Son tuyas? Quisiera devolvértelas en persona. No va a pasar.

Deberías dar un paso hacia adelante esta vez, en esta vida.

Duerme y mantente despierto. 

sábado, julio 11, 2020

Boy and Sexy

Su boca semi-abierta, su actitud algo tímida, la comisura de su boca elevándose en una semi-sonrisa irónica, mira a cámara ladeando la cabeza, ¾ perfil, su mano acaricia su cuello debajo de la oreja. La pose es sexy, mira hacia abajo, su boca entreabierta, está de rodillas, su cuerpo se inclina hacia atrás, sus brazos caen a los costados del cuerpo, viste un traje negro con camisa blanca y el cabello luce sedoso, brillante y corto. Su cabello largo atado arriba, deja la frente al descubierto y alarga su cara y cae deslizándose por detrás hombros y por su espalda más allá de su pequeña cintura ceñida, está parado de piernas abiertas con ropas largas, porta una espada larga y mira desafiante a cámara. Tiene una rosa roja sobre los labios y sus dedos finos de uñas manicuradas sostienen un lápiz de labios, el cabello cae lacio casi tapándole las cejas, está corto y pulcro. En cada una de estas producciones está claro que es él quien posa. La misma cara, el mismo modelo. Es indudable que “la cámara lo ama” En cada producción pasa de ser un niño enamorado, el yerno ideal, un atrevido conquistador, un muñeco sexy…

“Es apenas un niño” pensé cuando lo vi en este live stream. Tan diferente y distante de esa imagen en las portadas de las revistas en la tv y en las series y películas. No sé de cuando es este live, no creo que sea viejo, nada en su carrera puede ser viejo. De niño tenía la cara más redonda y simpática… espero que esta industria fagocitaria no lo haya llevado a retocar su apariencia con cirugía o dietas, teniendo en cuenta que pesa menos de 70 kg y mide 1.88 m… Seguro los diseñadores lo adoran como adoran a todas las perchas vivientes. Si eres flaco y alto todo puede quedarte bien, y si te queda grande mejor. Deseo que sea como él dijo “No hago dieta, soy delgado”

Su belleza está basada en su apariencia y la trasciende, es esa actitud la que lo tiene arriba de los records de popularidad y lo sostiene más allá de todo, durante meses, años, ha batido records de popularidad en su país y es adorado por millones de fanáticos. ¿Canta bien? Sí. ¿Actúa? Sí ¿Baila? Sí ¿Posee belleza física? Por lo visto para millones de personas sí;  y para mí también.

Tiene una característica cuasi infantil en el video, suele mirar con algo de nerviosismo a cámara y alternativamente detrás de ella y uno percibe inmediatamente que no está solo, hay un equipo que se está encargando de que esto que se vea bien y que será bueno? Perfecto no se ve, lo que supuestamente está programado no sale del todo, quizás la producción a la que él mira de reojo, está conforme con esta imperfección porque parece “natural”, es un live de más de una hora donde se supone que va leyendo los comentarios de los que entraron y al principio, durante casi 30 minutos, parece no saber bien que hacer, está nervioso e inquieto, incomodo aun así se nota que trata de agradar, de ser amable, de ser positivo, de jugar, de seguir la idea programada, de seguir el guión.

¿Cuán cansado esta? ¿Cómo durmió la noche anterior? ¿Está en condiciones de hacerlo? ¿A quién le importa? ¿A él le importa o solo sabe de sus obligaciones contractuales?

Recién después de media hora parece encontrar su centro cuando empieza a cantar a pedido de lo que va leyendo y parece relajarse, se saca los anteojos, acerca el cuerpo a la cámara, sonríe con sinceridad y parece empezar a divertirse y entonces realmente notas que es un niño, su actitud de acercamiento inocente a las cosas, su naturalidad le confieren ese aspecto adorable que todos parecen ver en él, quizás, quienes los siguen, sus fans que lo persiguen a sol y sombra; que saben de memoria cada entrevista; cada video tomado en cada aeropuerto, cada salida captada por una cámara; logran entender cuál es la actitud cotidiana de este artista. Ese joven que al principio parece intimidado e interesado en cumplir su obligación contractual se transforma en alguien carismático, simpático, talentoso, sonriente, encantador y sexy.

Quizás sea mi edad la que me trae los prejuicios, me da vergüenza ajena ver a este chico de 29 años como alguien sexuado, como algo apetecible, pero lo es y recuerdo haber tenido 15 y 20 y 25 y 30 y 35… y recuerdo que cosas me parecían bellas y apetecibles entonces y siguen siendo las mismas que me parecen bellas ahora con la diferencia de que soy consciente de que es improbable de que tenga acceso a ellas por cuestiones éticas y morales. Aunque debo confesar que si bien siempre tuve una ética estricta mi moral siempre fue maleable. No es mi problema, pero es la gente que no distingue ética de moral la que me causa dolores de cabeza… y estómago.

Lamentablemente su juventud pasara y quizás su popularidad también. Pero esa inspiración de su carácter no me sorprende que haga que miles de fans lo adoren, lo deseen, lo quieran, quieran estár con él y también quieran que sea feliz. Quizás la edad que sé que tengo y en la que me siento, me inclina a pensar más en su felicidad que en poseerlo sexualmente (dejando de lado la imposibilidad geográfica y todas las demás). De todas formas su belleza lo excede porque a mi entender no es solo física, hay algo en su gestualidad natural que atrae y está claro que alguien lo vio perfectamente cuando decidió representarlo primero como ídolo pop y después como actor y modelo de publicidad.

Este hombre que parece tener 30, según el mismo dice en las entrevistas, en realidad es una criatura que se mantiene de alguna manera fresca dentro de una industria que parece explotarlos hasta el hartazgo, dejándoles muchas ganancias y mucho agotamiento: No solo deben ser cantantes, bailarines y actores, son modelos y embajadores de marcas, son productos de consumo masivo para millones en el mundo.  Tienen poco tiempo libre y carecen prácticamente de una vida privada. Están sometidos al escrutinio del otro las 24 horas y no pueden tener un viaje o una cena en soledad lo cual implica que le es imposible equivocarse y que esos errores, que para cualquiera son olvidables, para ellos son una mancha difícil de llevar adelante. La tasa de suicidios de estos “idols” crece con cada año y a nadie parece importarle que estos chicos que posiblemente sean desechados en pocos años para ser reemplazados por otros, son apenas tratados como humanos por ser adorados por millones y por poder adquirir lo que se les de la gana. Me pregunto seriamente: ¿Se debe pagar un precio alto por tener todo lo que se desea? ¿Cuál es el precio? ¿Hay un intercambio cómo aquellos que se hacen con el diablo?  Eres famoso y millones te adoran y admiran: el precio es que no puedes tener una vida intima, equivocarte con tus parejas, viajar en soledad, comer en cualquier lugar sin que te exijan sacarte una foto, es más, no tienes derecho a estar triste en público, a sentirte algo mal o tener un gesto serio, aburrido, enojado… Ser famoso quiere decir que no puedes lucir mal o desaliñado. Si No tienes derecho a esto o a lo otro, si te sacan derechos por ser famoso ¿Sigue estando bien que alguien tenga menos derechos por tener dinero o acceso a cosas que las mayorías no?

Las personas que no pueden dejar de perseguir a “idols” y los consumen como si fueran objetos a su disposición, ven en ellos seres humanos o solo reflejan sus frustraciones diciendo: “Está bien, tu puedes tener todo los que quieras, te ayudaremos a lograrlo y a sostenerlo, pero a cambio de eso, te someto a quitarte cosas simples, como poder estar solo en un restaurante tomando una copa con un amigo, me perteneces… porque yo no puedo hacer lo que tú haces, y quiero admirarte, te envidio y a la vez te amo tanto (¿?)

La gente que idealiza a otros ¿Saben amar? ¿O solo se sienten frustrados?

¿Qué sería de estas figuras sin los adoradores?

Al final del live, él se despide con una sonrisa amable. Este live stream al final es la mitad de la historia, lo vemos a él frente a las cámaras, no sabemos lo que le escriben, sabemos solo lo que sus ojos ven,  bajan y suben intentando leer todo lo que le escriben sus fans, sabemos lo que sale de sus labios en respuesta, eso que decide contestar. Hay blancos. No sabemos cuán satisfactorio fue para sus participantes, no sabemos si le resulto bien a su productora, no sabemos ni siquiera si él está satisfecho, se lo ve cansado de estar forzado a hacer algo que no termina de entender bien, porque es difícil satisfacer las necesidades de muchos en vivo, en video, sin cortes, sin ediciones.

Si cortas el audio, el video parece bizarro, como un hijo de padres separados, intentando hablar en las fiestas, con una la familia que no ve hace años. Con la imagen, sin sonido. Sonriendo algo forzado, intentando capitalizar el tiempo que tiene.

Hay un corto que él protagoniza, donde es un repartidor que mientras come apurado sobre su moto le habla a su abuela, algo sorda, por el celular. En ese corto luce más relajado y feliz que en este live, porque al final todos esos que lo admiran, dicen amarlo, compran sus productos y miran sus apariciones en series y películas son su público sin rostro, son quienes lo consumen y le generan ganancias, pero son extraños que lo reconocen en la multitud y para él son un mar de rostros indistinguibles. Y esa abuela de ficción es más real que sus fanáticos desesperados por tener una parte de él. Y a pesar de que puede deberles su éxito en parte,  este joven dijo una entrevista algo que quizás denote su madurez en años: “No somos empleados de nuestros admiradores”.

¿Tendrá razón? O ¿Los fanáticos dominaran la industria y por encuestas en internet llegará el día en que “Black Mirror” sea realidad?

Un día ¿Los fanáticos decidirán si sus ídolos se desnudan, tiene sexo o se suicidan en público frente a una cámara en vivo?

 


jueves, julio 02, 2020

PUENTE - Gustavo Cerati


https://youtu.be/zpn2XpRcb9M

Desordené
Átomos tuyos,
para hacerte
Aparecer

domingo, junio 28, 2020

Cuarentena Eterna

Buenos Aires, Argentina. En Cuarentena


Cuando vives solo una cuarentena no parece ser tan pesada. En definitiva todos los días llegas a casa y no hay nadie, comes solo, duermes solo, pasas horas sin hablar con nadie, vas de compras solo, cocinas para uno… la soledad no es algo inusual, no es algo que se pueda combatir saliendo a tomar algo con otros, se olvida por un tiempo pero siempre está ahí.

Solamente quien vivió solo la suficiente cantidad de tiempo puede reconocer en sí mismo que significa estar solo, sentirse solo o ser solo. Y no todo es lo mismo, más allá de la gente que hace todo lo posible para no reconocer que sienten soledad, los solitarios no siempre cargan con la soledad como algo molesto, a veces es el precio a pagar para tener cierta independencia, para tener libertad, porque como decía un conocido: la libertad es elegir las propias cadenas, porque todos nos atamos a algo, solo que nos sentimos libres cuando eso que nos ata nos gusta, aunque sea al principio, porque estamos en constante cambio y nunca parece gustarnos lo mismo, aparte sumado de la característica humana de que parece que siempre queremos eso que no tenemos.

Uno está solo, solo que a veces se siente solo cuando percibe que es un ser solo. Todos dicen que a veces uno puede sentirse solo en un mar de gente y es cierto cuando te sabes solo, pero a veces no te sientes solo estando en soledad y no es que hablar con otros, todos los días, hace que te sientas menos solo, solo te recuerda que hay otras personas fuera de ti que te conocen y no eres el único ser que existe, hay otros con quienes puedes compartir partes de tu mente y eso te hace feliz.

Cuando no estás (eres) solo puedes hablar con quien sea, estar donde sea y te sientes acompañado, acaso no es ese el sentimiento cuando se está enamorado? Siempre tuve la sensación que uno sabe que está con alguien y esa persona está contigo cuando sientes que puedes usar “nosotros”, cuando puedes decirlo en cualquier frase sin dudar, cuando sabes que en ausencia esa persona está presente, pero cuando sientes que ese ser que no está, desaparece, aun con su presencia, eres solo tú y nadie más quien está presente en ese momento. Por eso las personas extrañan a otras personas, porque en ausencia quieren la presencia del otro. Hoy puedes dejar de extrañar más fácilmente a alguien llamándola con tu celular o viéndola en video, pero hace eso que extrañes menos a alguien? Hace eso que ya no desees su presencia cuando cortas la llamada? Incluso, hace eso que dejes de extrañarla cuando está presente frente a tí pero no te presta atención?

Se puede extrañar a alguien que no conoces? Estando en absoluta soledad puedes extrañar a alguien que no está en tu vida y nunca estuvo? Se puede construir la compañía ideal? Acaso no hacemos eso todo el tiempo cuando tenemos un tipo de persona que nos gusta? Acaso no sabemos perfectamente con qué tipo de personas nos llevamos bien y acaso ese gusto no está construido sobre imágenes y experiencias de nuestra vida? Y si esa persona nunca apareció en tu vida o parecía que estaba pero con el tiempo te diste cuenta que no? Acaso no sigues extrañando a alguien que no conoces aún? Puede ser entonces que jamás conozcas a esa persona en la vida. Teniendo un ideal en mente se puede querer a quien sea, se puede conocer a quien sea, en cualquier momento... o nunca.


 Xiao Zhan
En esta época donde los más jóvenes tienen idols por los que harían cualquier cosa y que jamás vieron en persona, no es acaso eso una construcción sobre el otro, basada en cómo creemos que son los demás o cómo deberían ser? No es eso soledad? No eran los viejos los que se sentían más solos antes? Por qué son los más jóvenes los que ahora sienten tanta soledad que necesitan un idol que les haga compañía todos los días, necesitan no solo ser queridos sino demostrar su amor por otro aunque nunca lo hayan visto y no lo vean en sus vidas, aunque tengan amigos, compañeros de estudio, pareja y familia?

Tiene acaso eso que ver con cómo nos gustarían que sean las relaciones y no como en realidad son? Y si la realidad no nos gusta y es una experiencia compartida, por qué no cambia? Si queremos ser apreciados de forma diferente o nos gustaría que nos traten de forma diferente, porque no podemos hacer que funciones con los que tenemos cerca, o acaso esa figura idolatrada es tan irreal que nos indica cuán lejos está la realidad de convertirse en otra cosa?

Xiao Zhan
Pero si millones de personas quieren que algo sea diferente no sería eso suficiente para que cambiara? Qué es lo que hace que eso no cambie? Qué es los que impide que todo sea diferente? En que estamos atrapados? Quién nos impone una realidad que no nos gusta sobre las relaciones que construimos entre todos?

No importa cuántas series, películas, videos, libros, obras veas que representan una vida inexistente y más emocionante, bonita, romántica, dramática que la que tienes, no se hará realidad. Pero las personas que las crean también son humanos que tienen eso en sus cabezas, esas ideas que solo pueden realizarse en la ficción. Son también ellos parte de esa masa de personas que viven en un mundo que en el fondo no les gusta y que quisieran que fuera diferente? Estamos todos en el mismo barco y nadie sabe dónde va? Será que entre todos no sabemos cómo cambiar la realidad? Cómo hacer para que se parezca más a nuestros ideales?

Day Toy
Ya habíamos averiguado hace tiempo que le dinero y la fama no siempre hacen la felicidad, cuántos idols, millonarios, famosos se han quitado la vida adrede o por accidente, por cometer excesos. Hace rato que sabíamos que los excesos y los vicios son carencia de algo. Acaso que los supiéramos hace tanto tiempo les sirve a las generaciones que vinieron después? Necesitamos comprobar de todas formas que eso que la humanidad ya sabe es falso, es verdadero, sirve o no sirve para vivir y sentirnos mejor con nosotros mismo y con los otros? 

En una época fui profundamente infeliz y estaba menos sola que ahora, una amiga, despues de mucho escuchar mis penas y tratar de ayudarme me pregunto: ¿Qué vas a hacer el día que seas feliz? Ella sabía que ese dramatismo que producía mi mente y me hacía sufrir constantemente era en parte una compañía, una forma de lidiar con un mundo que no me gustaba, de afrontar que eran mis decisiones y mi miedo a la soledad la que me impedía separame de gente que me hacía sentir sola con su presencia y falta de empatía con los que existía en mi mente. Y ella que nunca se mostró asustada por lo que pensaba, fue la única que pudo hacer la pregunta correcta y acercarme al hecho de que la oscuridad y la luz no son temibles. Lo temible es la gente que hace las preguntas incorrectas juzgando lo que piensas porque en el fondo tienen miedo y te tienen miedo, y aunque te quieran igual te temen.

No me pregunten a mí, en el fondo soy una pesimista que se cree optimista y lo contrario; una existencialista que al final opina que solo buscarnos formas de encontrarle sentido a la vida para no recordar que inevitablemente todos vamos a esfumarnos de este mundo y que solo intentamos perder el tiempo antes reconocer que el tiempo nos alcanza a todos tarde o temprano.

Hacer lo que quieras no es igual a sentir que se hace lo que se quiere. Hacer lo que quieras tiene consecuencias y si no pueden enfrentarlas igual estás ante las rejas de tu propia mente. Hacer lo que se quiere es buscar el balance de forma tal de poder afrontar las consecuencias y seguir libre.
Ser solo, estar solo, parecer solo, ser solo nunca fueron lo mismo. El problema es cuando todo eso se hace presente junto… y estás en cuarentena.

En la cuarentena eterna de tu mente.





Pd: cuidate de quien no se cuida, esos son los peligrosos.
...
..
.